Sueño consciente: ¿Verdad o mito?

¡Playa! – escuché a lo lejos… no había abierto los ojos y el sonido de las olas y el olor del mar ya invadían todos mis sentidos, podía sentir como las fuertes olas se estrellaban contra las rocas y como salpicaba el agua cada vez que otra ola venía; sabía que estaba tendida en el suelo por el vaivén del agua llena de algo que parecía arena granulada rozándome el rostro y la textura dura pero mullida de aquella playa. Por un momento me sentí confundida, no tenía idea de cómo había llegado allí.

Antes de abrir los ojos, ya sentía el agua acariciaba suavemente mi rostro acompañada de la brisa fresca y el aroma característicos del mar. Al abrirlos, como supuse, estaba sobre la arena con algo que parecía un vestido húmedo y rasgado de color fucsia y azul muy brillantes. Los rayos del sol, me pegaban fuerte y directo sobre los ojos y hacía que el ardor que sentía fuera más agudo porque al intentar abrirlos sentía un intenso dolor, era como si hubiera llegado de algún naufragio a aquel lugar. Sólo logre distinguir la textura de aquella playa, granulosa y áspera, una formación rocosa a lo lejos, y casi a mi lado una roca enorme que se interponía entre el fuerte oleaje y yo.

De repente, todo se hizo negro y sin tener control del tiempo y lugar, caí por un hueco, cuyo fondo resultó ser mi cama. – ¡Rayos! – me dije, – me desperté.

Ya, en algunas ocasiones había escuchado de ellos, pero nunca creí que fuera cierto tener un sueño consciente o lúcido como son conocidos. La primera vez que los escuché, era una niña y mi tía me decía, -ayer conocí al Papa mija-, ¿A quién tía?, – ¡Al Papa! -, estaba soñando que iba caminando por un campo de trigo y de un momento a otro me caí a un hueco y dije en la mente Papa, y ¡pum!, estaba en una plaza muy grande, y había mucha gente gritando, yo me asusté porque no sabía que pasaba y entre la multitud alcancé a ver a lo lejos al Papa, me abrí paso como pude por la multitud y cuando llegué a él, me caí… ¡El Papa me levantó y me dio la bendición! ¡Imagínese mija, La bendición! Y ahí, me desperté…

Me alegré de ver a mi tía tan contenta narrándome su sueño y diciéndome que “El Papa la había bendecido” que no le pregunté más acerca de ese misterioso hueco por donde ella decía que llegó a la dichosa plaza, similar al hueco por donde yo caí o de cómo era eso que en su mente había dicho la palabra Papa y mágicamente, apareció en una plaza. En mi sueño, escuché la palabra playa, y nunca me había preguntado de dónde provino, Lo que sí me llamo la atención era el detalle con el que contaba las cosas, el color de la plaza, el olor, el tamaño, las estatuas, las construcciones que allí se encontraban, cómo vestía la gente, el clima lluvioso, el frío…

En otra ocasión, lo escuché de un amigo, quién en ese momento me dijo que “llevaba tiempo entrenando para poder tenerlos…” yo claramente y para ese entonces, no le creí, porque no pensaba que fueran posibles y realmente, no había sido muy creyente de que lo fueran, tampoco relacioné esa ocasión en la que mi tía me compartía de su experiencia, hasta ese día.

Un sueño lucido, es un sueño en el que tú eres consciente que estás soñando y puedes controlar a voluntad lo que haces, lo que sueñas. Ocurren en la etapa de sueño profundo e investigando un poco acerca de ellos, varias Universidades Alemanas verifican que al menos el 60% de la población sueña de forma lúcida al menos 1 vez en su vida. Momento… ¿una sola vez? -no es justo- pensé. Porque yo quería volver a tener esa experiencia. Volver a escuchar con esa nitidez todos los sonidos, y que los colores se vieran nuevamente, tan brillantes y las formas tan definidas como en mi sueño. Recordé nuevamente, lo que mencionó mi amigo, el estaba “entrenando” para tenerlos. ¿Dónde habría escuchado eso?, ¿Qué investigación respaldaba que eso fuera cierto?, y si era cierto, ¿Qué tenía que hacer para volver a soñar consciente?

Sensación de caída mientras se duerme, que podría llevar a tener un sueño lúcido.

Nuevamente mi curiosidad me llevó a investigar un poco más y encontré una reseña donde se mencionaba a un Psicólogo especialista en esa área del sueño que busca promover los sueños lúcidos y documentarlos llamado Ian Wallace.

Según el Dr. Wallace, se debe ser muy disciplinado si quieres lograr tener este tipo de sueños de forma frecuente, pero lo más importante, es lograr a voluntad inducirlos y finalizarlos. Ésta última parte me interesó mucho, porque en mi sueño caí en un hueco y mi tía igual. Ninguna de las dos decidimos cuando dejar de soñar, por otro lado, aquel “entrenamiento” del que mi amigo hacía referencia, cobro sentido, a ello se refería la disciplina de la que hablaba el dichoso Dr, Wallace.

 Él comparte 4 sencillos consejos que debes seguir al pie de la letra. ¿Por cuánto tiempo? Realmente no lo sé, dependerá de cada uno. Por lo pronto cuando lo tenga se los haré saber. Espero que siguiéndolos, logren experimentarlos:

  1. Inducir el sueño: Antes de irte a dormir, repite la misma frase: “La próxima vez que esté soñando, recordaré que estoy soñando”.
  2. Despiértate en la Fase REM: Pon la alarma de tu reloj o celular para que te despierte luego de hora y media después de haberte ido a la cama, pasado ese tiempo, inicia el sueño profundo.
  3. Medita: Hay científicos que señalan que la meditación es una especie de sueño consciente guiado y que el estado de consciencia que se logra con estados profundos de meditación es muy similar aquel que alcanzas en una experiencia de sueño lucido.
  4. Anótalos: Cuando tengas sueños, anota en una agenta las imágenes que viste y las sensaciones que tuviste, así si son recurrentes, te será más fácil de identificar.

Siendo sincera, llevo muy pocos días siguiendo estos consejos y aún no he tenido un sueño lucido o al menos no recuerdo siquiera el haber soñado, así que puedes unirte a mi propósito y esta noche antes de irte a dormir recuerda decir “La próxima vez que esté soñando, recordaré que estoy soñando”, y cuando comiences a sentir que esa misteriosa caída libre aparece o que algo de lo que ves y sientes, está fuera de lo normal,  estarás más cerca de recordar que estás en un sueño, en el que tendrás una fugaz oportunidad de controlar e ir o hacer lo que quieras.

P.d. Me encantaría saber si alguno de ustedes ha tenido también esta experiencia y cómo fue, ¿Se animan a compartirla?

¿A cómo me lo deja? …la suma de pequeñas cosas

¿Alguna vez te has preguntado de dónde provienen los alimentos que llegan a tu mesa?

Puede resultar una pregunta poco relevante para algunos o muy relevante para otros, lo cierto es que la gran mayoría de las veces eso no es importante, lo realmente importante es tenerlos. De dónde se originan estos alimentos, quién los cultivo, cómo llegaron a la ciudad y por cuántas manos pasaron antes de tenerlos en tu mesa son cuestionamientos que, no nos engañemos, pocas veces o nunca nos hacemos.

¿Qué pasaría si hiciéramos las preguntas trascendentales a las personas correctas? ¿Qué pasaría si la realidad fuera imposible de evadir, de ignorar? ¿Qué pasaría si cada día fuéramos realmente concientes que nuestras acciones definen el presente y futuro, no sólo de la tierra utilizada para la producción de alimentos, así como lo que llega a nuestro cuerpo, sino también de aquellos que permiten que esta gran cadena continúe en movimiento?

Quizás esa realidad nos golpearía con tal fuerza que pondría en aprietos nuestro poder de decisión, pero claro, ¿A quién le va afectar que yo compre en el supermercado o las grandes superficies que me ofrecen 2 x 1 a un precio irrisorio y no en el mercadito campesino o agroecológico?, ¿A quién perjudica que pida siempre rebaja en la plaza de mercado, a fin de cuentas, es algo cultural, o no?, ¿A quién le afecta? ¿A quién sí lo importante es que yo logre comprar lo que necesito a “precio de huevo” sin importar qué o quién está detrás de ese costo?

Feria Agroalimentaria Universidad Nacional, 2020.

Somos, de lejos, la especie dominante en el planeta, por ello nos comportamos a la altura y tomamos nuestras decisiones basadas en una serie de reflexiones y cuestionamientos que nos llevan a escoger la mejor alternativa, la que no sólo me conviene a mí sino la que nos conviene a todos los actores involucrados. Aprendimos a pensarnos como un todo, como una unidad, sabemos qué es lo mejor, no solo para mí sino para todos y cuando digo todos me refiero a tu familia, tus vecinos, tu ciudad, me refiero al medio ambiente, a la sociedad y sabemos que así, una mejor, una con mayores y mejores oportunidades es posible…

¿Verdad que suena lindo?, pero en la realidad para ti, puede que tan sólo sea eso, unas frases bonitas en un escrito, unos pensamientos que quizás en el fondo compartas, pero que al finalizar esta lectura, quedarán en el olvido.

No lo sabes pero, ¿alguna vez te has preguntado cuántos kilómetros recorrieron esas papas que estás por cocinar? ¿O cuál fue el valor que pagaron por canastilla a la persona que cultivó esas naranjas para que tú lograras tener el juguito del desayuno? ¿Sabías que la canastilla es una medida de valor en el campo? ¿Sabes qué es una canastilla?, o para darte otro ejemplo, ¿Sabes qué tan tóxicos son los agroquímicos utilizados para el cultivo de esa lechuga que usarás en la ensalada del almuerzo, pero que se veía tan bonita en los estantes del supermercado? No, no tienes porqué saberlo, pero, ¿alguna vez te lo has preguntado?, has hablado con las personas que cultivan, cosechan y traen a la ciudad sus productos para que tú los recibas con una bonita sonrisa y la frase ‘¿En cuánto me lo deja?’, seguramente no, porque si lo hicieras, si realmente abrieras tu empatía y te dieras la oportunidad de hablar con ellos y ellas, hombres y mujeres campesinos y campesinas que año tras año, deben lidiar no sólo con los cambios climáticos, la oferta y demanda, la sobreproducción etc, muy seguramente dejarías de hacerlo. Te has preguntado también, ¿Por qué no pides esa misma rebaja por la lechuga del Supermercado? Claro, debe ser porque allí esa dinámica no aplica, la lechuga que compraste puede costarte 3 veces más de lo que pagarías en la plaza, pero estás dispuesto a pagarlo… ¿Acaso no es la misma lechuga?

Feria Agroecológica Uniminito, 2020.

Sé que hacer un cambio de “chip” muchas veces requiere tiempo, pero más que tiempo, conciencia. Cuando te vuelves conciente de que tus acciones realmente sí son importantes y que la suma de estas modificarían en gran medida, el orden en una cadena establecida por ciertos intereses hace muchos años, algo dentro de tí despierta, algo que te mueve a pensar mejor tus actos, a ver los efectos de tus acciones, a buscar opciones que te lleven alinear ese sentimiento con ese hacer.

Mercado Agroecológico Tierra Viva, (Uno de sus eventos: Encuentro de semillas), 2020.

Quizás no sepas por dónde empezar o quizás para tí ese paso sea más sencillo, lo importante es hacerlo, de a poco comienzas a sumar y si algún pensamiento se cruza por tu mente, alguno poco amoroso o más bien pesimista, obsérvalo, masticalo, examina porqué llegó y déjalo ir… mantente firme en tu decisión de cambio, mantén vivo ese sentimiento que te hizo pensar en que tú sí podías hacer algo y no te abrumes tratando de hacer muchos cambios de un solo golpe, un paso a la vez y verás como todo será más sencillo.

Y si en algún punto de este viaje notas que las fuerzas disminuyen, recuerda que no estas [email protected], hay un montón de gente haciendo lo mismo que tú y pensando lo mismo que tú, si lo deseas, te dejo alguna información que quizás pueda ser útil para tí, para darte un panorama más amplio y tengas un punto de dónde iniciar.

Recuerda, la suma de pequeñas acciones de muchas personas, pueden ser el cambio. Súmate.

ORGANIZACIONES

Red de Semillas Libres de Colombia
http://www.semillas.org.co/es/campanas/red-de-semillas-libres-de-colombia
Calle 28A No. 15-31 Oficina 302 – Bogotá (Colombia)
[email protected] – teléfono: (57)(1) 7035387

Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá – Región (RMABR)
https://redmercadosagroecologicosbogota.co/
[email protected]

MERCADOS TIPO FERIA

Mercado Agroecológico Tierra Viva
Sábados quincenalmente 10am a 4pm
https://www.facebook.com/MercadoTierraViva
[email protected] – teléfono (57) 312 455 0435
Calle 28a N° 16a-31 Casa Kilele – Casa Cultural – Bogotá (Colombia)

Mercado de la Tierra – Slow Food
IMPACT HUB – Domingos de 9:00am a 1:30pm
https://www.facebook.com/MercadoAgroEcologicoCampesino/ https://www.instagram.com/magroecolo/[email protected]
Calle 69 # 6-20 (Impact Hub) – Bogotá (Colombia)

Feria Agroecológica Uniminuto
Primer jueves de cada mes
https://www.facebook.com/Feria-Agroecol%C3%B3gica-Uniminuto-638923449474715
Teléfonos (57)310 6086042 – (57)(1) 2916520 Ext. 7154
[email protected]
Diagonal 81C # 72B-85, Plazoleta Verde UNIMINUTO Sede Principal – Bogotá (Colombia)

Feria Agroalimentaria Universidad Nacional
Primer miércoles de cada mes
https://www.facebook.com/Feria-Agroalimentaria-UNAL-1160472187460744/?ref=nf&hc_ref=ARRb6QXlqdhprBy9-rirJ_LBm-pK8mfob68Q6yMx1jQN6IOC23afy-_pg9C6QKZHhm8
Facultad Ciencias Agrarias – Edificio 500. Plazoleta de la Facultad – Bogotá (Colombia)
[email protected]


MERCADOS A DOMICILIO

Orgánicos La Lulú
Producción agroecológica + Eventos sostenibles
KM 5 Via Chipaque – Vereda Caldera Chipaque
https://www.organicoslalulu.com/
https://www.facebook.com/organicoslalulu/
Teléfono: (57) 313 8532388

La Canasta
Mercados agroecológicos a domicilio en Bogotá, Chía y Cajicá.
https://la-canasta.org/ – Redes: Instagram: @lacanastaorg
https://www.facebook.com/lacanastaorg/
Teléfono: (57) 311 2762693

Sembrando Confianza
Mercado agroecológico a domicilio
http://sembrandoconfianza.com/
https://www.facebook.com/sembrandoconfianza/
Teléfono: (57) 319 5827750 – [email protected]

Alacena
Mercado a domicilo primer o segundo jueves de cada mes
https://alacenared.jimdo.com/naturaleza/
https://www.facebook.com/ALaCenamercadoagroecologico/
Teléfono: (57) 316 6849606 – [email protected]

Barbas y Chorotes

Encontrábase el señor Nemqueteba navegando con su barbavatar skinhead, por las tierras del duende …El Cauca, sur de lo que en estos tiempos mal se llama Colombia.

En carnavales se la pasa bacano, la gente tiende a mostrarse, entre caras pintadas y cariocas tal como es, sin la salubridad y sobriedad de la vida normal. El aguardiente de esas montañas consiente el gusto, no tiene el sabor metálico del Nectar cundiboyacense. Las notas traversas de las chirimias, con el golpe bajo de sus bombos despiertan el tercer hemisferio …hogar de las neuronas intestinales, allá donde se sienten las mariposas cuando la gente esta feliz.

Este escenario se presta para llevarse bien con la almohada, no importa si se usa el anden de la plaza, si se tuvo la fortuna de compartir la madriguera de la familia de algún buen parcero …o si fue necesario meter la cabeza cual avestruz en la mochila, donde cómo buen vagabundo cabe el universo.

Una de esas noches al tocar la almohada, mi cabeza no reposó sobre ella sino se sumergió. El sueño sin avisar cerró mis ojos, no era el clásico descanso, fue una desconexión, como cuando coges el cable de señal de una pantalla y lo conectas a otra fuente de imagen, un portátil, un celular …lo que sea. Ese switch se sintió como traspasar a velocidad instantánea un pequeño agujero detrás de mi cabeza …allá en ese lugar donde realmente residimos en nuestros cuerpos …y allí estaban, sonrientes, barbados, no con esas barbas mariconas metrosePsuales que se usan ahora, cuyo mantenimiento vale más que el corte de uñas de un hp gato con pedigree y que al terminar parecen salidas de un filtro de photoshop, estas eran barbas reales, con la sobriedad, elegancia e irregularidad de un árbol milenario.

…el ambiente era rural, iluminado pero la luz era más bien azul (el modelo canino con la mirada perdida al horizonte se llama Jalisco)

Una luz azulosa que no era nocturna nutria el ambiente, y si bien los amigos sonrientes tenían una pinta de guerreros sabios vikingos, me sorprendió ver tras de ellos una casa de guadua tejida al mejor estilo campesino, esas que usaron nuestros abuelos desde siempre, con sus paredes de esterilla al aire, sin puerta y techo de palmiche. Ellos no estaban de visita, se notaba que ese era su lugar y más bien sonreían al visitante, como cuando alguien se alegra de recibir a un pariente que se esperaba desde hace rato.

…detalle de guadua tejida, pueden durar tranquilamente más de medio siglo

Hasta ahí todo muy psicotrópico pero relativamente normal, eso sí más palpable que cualquier experiencia inmersiva de realidad virtual …que HoloLens, ni que HTC Vive Pro! (inserte aquí tecnología y marca inmersiva de su tiempo) …lo curioso, y que se sale de lo que tal vez fuera un mero cruce de imágenes del subconsiente, eran unos pequeños chorotes de barro que habitaban las barbas de los amigos, los había de muchos tamaños. A modo de anillos de oro se entretejían en sus barbas, las adornaban, eran tal vez el equivalente de los hongos de colores en los árboles grandes del monte, colocados estratégicamente, pero sin un orden exacto, en alineaciones orgánicas como las hojas de la selva misma.

…reemplazar hongos por pequeños chorotes de barro (si algún alma caritativa conoce la fuente de de esta imagen se agradece la información)

No alcancé a contar a los barbados, estaban frente a mí de lado a lado, cómo si hubiesen salido de su casa a saludar. El clima no era frío, tampoco era el clásico ambiente asfixiante selvático, eso sí evidentemente era tropical. La inmersión duró hasta cuando …siguiendo un camino inverso a la conexión inicial, una especie de succión, me jala de nuevo a la realidad normal, quedé con los ojos cerrados pero con todos los sentidos alertas …la casa en silencio, la respiración de los vecinos mientras duermen, el canto de los grillos, los pasos de uno que otro bicho en la pared o las tejas (no exagero) y los perros de la calle.

Fue un instante, aunque en el celular el reloj indicaba que había pasado alrededor de una hora, era como que sin esperarlo, hubiese tenido la oportunidad de sumergir mi cabeza en el agua y hubiese abierto los ojos para disfrutar del vistazo de un mundo mágico de medio día, con su propias leyes de colores e iluminación y luego hubiese sacado la cabeza rápidamente para abrir mis ojos de nuevo en esta realidad a media noche.

La experiencia me recuerda los anclajes mentales que mencionaban algunas culturas originarias, donde cada uno de ellos ofrecía una realidad tan válida como «la nuestra», que se podían visitar de forma natural usando los sueños, usando herramientas y disciplinas …algunas de ellas mal llamadas drogas en el esquema de pensamiento occidental (que no deben confundirse con ciertos venenos legales e ilegales).

Vale la aclaración que si bien estábamos en carnavales, me encontraba totalmente sobrio, de cualquier tipo de sustancia y absolutamente relajado y desconectado de televisión, celular o libros. Surge la pregunta ¿que es la realidad? ¿si nuestros sentidos ven, sienten, huelen, perciben y nuestra mente lo valida es suficiente para que sea real?

Nuestra mente no percibe la realidad, la simula y esta simulación se adapta en concordancia a los impulsos recibidos por nuestros sentidos, en ese juego hay mucha información que por eficiencia nuestro sistema nervioso omite para la conciencia, el hecho de que la omita no quiere decir que no se registre a otros niveles del sistema y el hecho de que no llegue dicha información a la conciencia no quiere decir que en el mundo físico (sea cual fuere su definición) no exista el impulso que activó nuestros sentidos …el clásico tema de si el cielo es azul para todos, así todos lo llamemos azul por consenso ya que yo no puedo ver con tus sensores visuales.

…falta la banda sonora para la sinfónica de grillos y demás bichos

En resumen, interesante experiencia, la realidad supera a la ficción (el viaje desde mi almohada fue real), siempre y cuando nuestra mente se encuentre dispuesta a asumir el reto, vemos lo que nuestros marcos mentales nos permiten ver, y cuando nos salimos de ese marco de referencia, la realidad supera lo que nuestro lenguaje está en capacidad de expresar …quién lo vive es quien lo goza.

Naturaleza evidente

El hombre respira como los animales,

come lo mismo que muchos animales,

su carne es igual a la de los animales,

prueba de ello es que es comestible (aunque no tenemos hoy la costumbre de hacerlo).

Se reproduce por los mismos métodos que los animales,

no usa plumas de colores para seducir …usa ropa de marca, …carro de marca.

Escoge sus parejas inconscientemente,

visualiza la mas apta para la reproducción,

los atributos preferidos (los mismos que cualquier animal busca en su pareja),

…habilidad llamada inteligencia,

…salud llamada belleza.

Sufre de frenesí sexual en ciertas etapas o épocas (igual que los animales),

…generalmente a lo largo de su vida. 😛

Anda en manada,

…solo que el nombre correcto es sociedad.

sigue su manada a donde vaya,

aún cuando le duela o lo destruya.

…la imita,

…la desea,

¡no existirá sin ella!

Cuando su manada no esta a la moda

…busca una nueva.

Su naturaleza divina aparece cuando…

crea dioses a su imagen y semejanza,

…los dioses tienen barba,

…hijos, pareja,

…son malhumorados,

…son bonachones,

…se equivocan,

…se contradicen.

Él se incluye en su linaje.

Mata a sus semejantes por incomodidad o conveniencia…

…por estética,

o derecho divino inalienable, adquirido desde el principio de los tiempos.

El tiempo tiene sentido para él…

…su sentido,

luego entonces ve a los seres a su alrededor como un accesorio:

YA NO ES ANIMAL.

Su naturaleza divina aparece cuando…

mira al cielo,

centra el universo en su universo (ya se sabe …es cuestión de equilibrio, para no perderse),

el universo fue creado para él …gira entorno suyo.

Su naturaleza divina aparece cuando…

llama pecados a lo que afecta directamente su especie:

matar, ¡NO! …porque nos extinguimos

comer gente, ¡NO! …porque enfermamos.

…¡Posee la verdad! (su manada es superior).

¿Como no compartir esa maravillosa verdad con otros?

…así ellos no quieran,

tal vez porque…

ya tienen otra verdad que a su vez quieren compartirles,

…así ellos tampoco quieran.

Saludos a los animales que se quedaron en el edén

pronto iremos a comer,

por aquí la comida se esta acabando.

El -How To- de la Domesticación Humana

La domesticación es el ejercicio del poder inexistente fuera del ámbito del valor que le define el domesticado. Es la capitalización del silencio del domesticado por quien es capaz de ver mas allá de sus marcos mentales.

Los domesticadores se agrupan y comparten sus saberes, los monopolizan, ese es su poder. Quien se conoce a si mismo, su entorno, y va mas allá de la estúpida inmediatez del diario vivir, tiende a ser inmune a ese monopolio de conocimiento y lo infiere sin tener contacto con el mismo. Puede convertirse en domesticador o ridiculizador de ilusiones domesticantes.

Cuando hace esto ultimo puede partir en dos la historia de su nicho, cuando se convierte en domesticador generalmente se dedica a disfrutar sus beneficios.

Todos estamos domesticados en alguna medida o aspecto, si se busca el origen de esta domesticación, escarbando hasta lo profundo de nuestra conciencia, terminamos encontrando muchas veces dos elementos: el miedo y el placer.

Sin importar la naturaleza del dolor o del placer, en ultima instancia siempre encontramos uno u otro.

Ejemplos:

Es muy conocida la domesticación que se puede ejercer a través del placer sexual, inmersa en un mundo de sentimientos casi que incomprensibles.

El miedo al hambre, al sufrimiento, la miseria, rodeado de una infinidad de reacciones y pensamientos.

El miedo a la muerte, incrustado en lo mas profundo de nuestra vida.

El miedo a la soledad, no palpable hasta cuando estamos realmente solos, y mas temido cuando se ha probado.

El dolor de ver sufrir a quien amamos, su eliminación puede ser el sentido primordial para seguir respirando.

El placer de ver que… quienes amamos tienen placer, puede ser el objetivo de nuestra existencia.
.
.
continua
.
.
.

Para domesticar deberíamos disminuir nuestra domesticación a su mínima expresión.

El simple hecho de intentar desdomestircarse, constituye un primer paso para que te busquen, para que los domestiques. Puedes entonces comenzar a vender ideas a cambio de favores. Puedes endulzar sus oídos …por sus poros brotara lo que quieren oír.

Puedes entrenar a otros para que domestiquen por ti. La conformación de una masa critica de los mismos hará que la cosa crezca exponencialmente.

Adopta una causa en contra de alguien o algo que ellos consideran su opresor, haz que tu causa parezca la razón de la existencia del universo. Si no se encuentra un opresor a la mano, inventa uno.

Debes mantener un equilibrio entre tu ilusión y la realidad, o mas bien, su realidad y la verdadera realidad, si no lo haces la masa se puede volver contra ti.

La domesticación basada en el miedo, dura menos que la que se basa en el placer, reencarnado una y otra vez en guerras eternas.

Esta ultima se puede constituir en un vicio.

Puedes usar las dos, hasta darte el lujo de traslaparlas, en ciclos no tan evidentes para darle dinamismo… de noche vendes el dolor, para de día ofrecer la solución.