DDM’s (Dispositivos de Distracción Masiva)

Cuando el cerebro encuentra algo que intentaba recordar… ¿cómo sabe que lo encontrado es lo que buscaba, aún teniendo la certeza de que lo había olvidado?

Es como si anónimamente en una bodega se guardara todo lo que se le atraviesa a nuestros sentidos, y en otro archivo indexado, lo que creemos conocer sin lugar a dudas. Existiendo en apariencia uno independientemente del otro.

De alguna forma maravillosa el archivo indexado sabe que olvidó algo y con una sensación de desesperación, así sea de forma muy sutil, la bodega reporta conocerlo.

El recuerdo encontrado, en la mayoría de los casos viene a confirmarse después de una estimulación fortuita en uno de los sentidos, ofreciendo la sensación de certeza irrefutable mezclada con algo de bienestar y hasta alegría.

Si lo anterior es cierto, un método práctico para comprobarlo sería introducir un ser humano en un ambiente que lo aísle de todo tipo de estímulo en cualquiera de sus sentidos. Al cabo de algún tiempo, este personaje debería perderse en una realidad cada vez más pobre o en una realidad alterna.

Otro experimento podría crearse siguiendo un camino contrario, ofreciendo constantemente al paciente los estímulos más interesantes para el investigador. Si los recuerdos se nutren de un estímulo sensorial, no sería descabellado recrear paulatinamente a conveniencia del laboratorio los recuerdos más borrosos.

Un dispositivo de distracción masiva (DDM) podría ser útil para hacer saltar la atención de los pacientes entre distintos estímulos que muestren la realidad de forma cada vez más transformada, integrando siempre cambios muy sutiles.

Además los distintos tipos de DDM’s podría ser conveniente ofrecer alguna variedad de psicoactivos que relajen la perspicacia de los pacientes. Como en principio puede ser díficil intentar obligar su consumo, una buena estrategia es hacer que dichas drogas sean ílegales, o mejor aún hacerlas absolutamente legales y ofrecerlas desde alguno de los DDM’s (es una forma para financiar estos costosos aparatos). Bandas sonoras de música prefabricada, con videos, películas y novelas producidas en serie, relajan aún mas la mente de los pacientes.

Otra forma preparar más aún el cerebro de los pacientes puede ser la introducción de un estrés constante a causa de la amenaza de la escasez de los recursos básicos para la subsistencia. Esto puede realizarse con la integración de un sistema de puntos que los pacientes utilicen para manejar el concepto de riqueza. El sistema de puntos no tiene que tener una correlación real con la acumulación de algún bien o recurso, es simplemente un registro en un libro, o mejor en una base de datos, donde se anotan las deudas, en las que muy lentamente se tiene que ver involucrado el paciente, no es difícil, es un sistema parecido al que se uso hace algún tiempo en las caucherías del amazonas.

Como los pacientes siguen siendo seres humanos es posible que exijan educación. Es un derecho que no puede negarse, pero debe otorgarse en la forma de un DDM que propicie una ignorancia culta. Quienes no hicieron los puntos necesarios para acceder a este derecho pueden alcanzar de otra forma el nivel cultural más adecuado para el laboratorio. Recordemos que la pobreza se instauró en el paso anterior y ella es una forma de perpetuar la ignorancia sin prohibir explícitamente los medios de educación.

Como todo experimento no faltan los escépticos, y uno que otro anormal que por alguna mutación tiene 2 o 3 neuronas de sobra, y es bueno para aguantar hambre o nació en una familia más afortunada en el sistema. Estos personajes son peligrosos porque tienden a convertirse en un referente para los otros pacientes y con alguna manifestación de marketing de voz a voz pueden hacer lento el experimento. Ellos pueden ser comprados para trabajar en algún DDM, o pueden ser sacados sistemáticamente del experimento.

Después de un rato, si el experimento tiene el alcance suficiente, es posible encontrar a los pacientes haciendo conciertos de integración binacional encima de un puente…

(…el vídeo es ilustrativo …en realidad los carnavales en el Cauca son muy bacanos!)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.