Niyireth Alarcón

Hubo una época en que las mujeres usaban falda y la tenían bien puesta, su poder no estaba en la fuerza física -aunque si se quería era posible contar con ella- sino en la fortaleza para dejar sin piso a las “sin razones” absolutas de la vida, lo hacían con la suavidad con la que amanece o se hace de noche, lento, pero tan seguro como que tenemos que respirar para vivir.
Niyireth tiene personalidad en su voz, su estética no se fabrica en una línea comercial de ensamblaje para las masas, no es artíficial, es colombiana y su música es andina. Su voz es solemne como la niebla de nuestros páramos pero cristalína y espiritual como canto de quebrada de nuestros montes.